Híbridos de lujo: Lexus LS y Mercedes S 400

Comparativas | Víctor Pimentel | 10 de Marzo de 2010 a las 19:40


Lexus VS Mercedes

Lexus LS 600hL y Mercedes S 400 HYBRID L

La lucha contra el cambio climático está llevando a las marcas automovilísticas a realizar un gran esfuerzo tecnológico para reducir la emisión de gases contaminantes. Una fórmula, ya en activo, es la “unión” de un motor de explosión con un grupo propulsor eléctrico. Los resultados son evidentes: menor consumo, reducción del co2 y un elevado confort de marcha. Las marcas premiun apuestan por ello.

Las mecánicas híbridas son ya una realidad, y buena prueba de ello es la apuesta realizada por marcas premium para sus modelos de referencia. Es el caso de Lexus y Mercedes en sus modelos LS 600 H Largo y S 400 respectivamente, que en esta ocasión comentamos. Ambos vehículos son el paradigma del confort y la habitabilidad. Tienen la doble virtud de satisfacer al conductor y al resto de pasajeros. O dicho de otra forma, no se sabe en qué puesto uno disfruta más.

Lexus, la marca de lujo de Toyota – firma que para el 2010 apuesta muy firmemente por la combinación de los motores eléctricos para su gama- tiene en el LS 600 h al híbrido más potente (445 caballos). Una sofisticada mecánica asociada a una transmisión integral permanente que cuenta con un diferencial Torsen para repartir entre los dos ejes el empuje en una proporción que varía entre el 50/50 y 30/70 según y lógicamente de las circunstancias. Lo primero que llama la atención al conductor es su “nula” sonoridad al arrancar. De hecho, cuando rodamos en ciudad por debajo de los sesenta km/h. el motor eléctrico, alimentado por una batería de hidruro metálico de 20 módulos y 288 voltios, es el encargado de empujar de forma independiente el vehículo, con el consiguiente ahorro de combustible y absoluto silencio. Por el contrario, penaliza frente a su rival debido a la reducción del maletero, ya que la batería está situada justo detrás de los asientos posteriores, dejando un espacio de carga de 330 dm3, equiparable al ofrecido por un Ford Focus. Mientras que el Mercedes cubica 550 dm3.

Prestaciones deportivas. Una vez que rompemos la inercia, basta apretar a penas el acelerador para recibir todo un manantial de potencia. Una entrega paulatina, pero con un grado de energía que nos permite pasar de 0-100 km/h en poco más de seis segundos y alcanzar la velocidad máxima de 250 km/h que se encuentra electrónicamente limitada. La unidad probada es la versión más alta de la gama que en función de los niveles de equipamiento se divide, de menor a mayor precio, “Premium”,”Luxury”,”Ambassador”, y “President. En las dos últimas se puede solicitar la carrocería más alargada que tiene una longitud de 5.150 mm, mientras que el Mercedes alcanza los 5.220 mm.

De estas cotas se desprende que estamos ante dos vehículos de alto standing y donde prima la habitabilidad y el confort. Por su parte, el Mercedes S 400 h utiliza una mecánica clásica de gasolina de 279 CV y un motor eléctrico con una potencia de 20 CV alimentado por una batería de ión-litio de 120 voltios. Su misión, menos “destacable” en el Lexus, consiste en cooperar en la puesta en marcha, en el aire acondicionado e incrementar la aceleración, pero no impulsa por sí solo al coche. Es por ello, que no necesita tanto espacio en su alojamiento- va ubicado en el vano del motor- y posee la función stop/start que trabaja de forma muy discreta que, incluso, pasa desapercibida por el conductor, como también ocurre con el trabajo al unísono de los dos motores. La caja de cambios es automática y cuenta con siete velocidades. Se puede manejar mediante levas situadas detrás del volante. Respecto a prestaciones pasa de 0-100 km/h en 7,2 segundos y alcanza igualmente los 250 km/h. En consumos se impone el Mercedes, pero los dos ofrecen unas cifras sorprendentes teniendo en cuenta su peso y tamaño.

Devoradores de kilómetros. Precisamente por sus medidas, son vehículos que por donde mejor se desenvuelven es en las autopistas, aunque muestran cierta agilidad en zonas viradas. Ahora, donde brillan con luz propia es en su acabado y elementos de conforf y seguridad. En cuanto a precio, el Mercedes resulta menos caro, si bien hay que “chequear” punto por punto su grado de equipamiento y entonces las distancias se acortan.

Fuente | Coches de Ocasión

Entradas relacionadas:

  1. Porsche construirá su 918 si es rentable
  2. Infiniti M se presenta en el Salón de Ginebra
  3. Todavía hay muchas dudas acerca del eléctrico 100%
  4. Nuevo concepto de Citroën: GQbyCITROËN
  5. BP y CEPSA venderán bioetanol en sus surtidores
Tags: , ,

¿Qué opinas?